La técnica FUE PATCHY (cirugía sin rapar) se usa habitualmente en casos en que el paciente posea un cabello de longitud media o larga y prefiera no rapar la zona donante para así camuflar la cirugía o bien para mantener su pelo original lo máximo posible. Esta técnica es muy común en nuestras pacientes femeninas y también en hombres con cabello largo que prefieran manenerlo.

La técnica consiste en que en la zona donante (donde extraemos los folículos) no hacemos un rapado integral, sino que jugamos con la longitud del cabello del paciente, de tal manera que rapamos un centímetro y dejamos otro sin rapar haciendo lineas en toda la superficie, de esta manera si peinamos el cabello hacia abajo no se apreciará cirugía alguna. Ademas en la zona receptora donde realizamos el placing existe la posibilidad de no tener que rapar la zona y se realizará la implantación entre el pelo original del paciente.

VENTAJAS:

  • El paciente conserva la longitud de su cabello, sin tener que rapar toda la cabeza.
  • Podrá peinar el cabello de tal forma que camufla las zonas donde hemos hecho la extracción folicular.
  • La zona receptora también podrá camuflarlo al tapar la zona con el cabello inicial.

INCONVENIENTES:

  • Al no disponer de la totalidad de la superficie de la zona donante, el numero final de folículos que podremos extraer suele ser menor que en un FUE clásico.
  • Es una técnica compleja y minuciosa por lo que la cirugía se hace mas lenta aumentando el tiempo quirúrgico.