Sin lugar a dudas, el día de la consulta es el día mas importante de toda la cirugía.

Un paciente bien informado, donde resuelve todas sus dudas, donde entiende en que consiste la cirugía, donde entiende todos los pasos previos y posteriores de la cirugía, es un paciente que va a tener éxito en su intervención y en su posterior crecimiento folicular. Debido a que es un paciente que no acudirá con estrés, sabrá realizar todos los pasos indicados por nosotros con facilidad y tendrá una actitud positiva que ayudará a un mejor resultado y crecimiento folicular.

Para ello, nuestra consulta será de carácter relajada con tiempo suficiente para una correcta entrevista médica, examen de la zona donante y diseño provisional de la zona a implantar. Durante la consulta al paciente se le realizará una explicación detallada del proceso quirúrgico y tendrá tiempo para solucionar cualquier duda que le surja hasta comprender todos los aspectos tanto del día de la cirugía como los días previos y posteriores.


Al igual, es de vital importancia el estudio de la viabilidad de la cirugía. Hay que comprender que no todos los pacientes poseen las condiciones necesarias para someterse a una cirugía de restauración capilar y obtener resultados satisfactorios. Principalmente habrá que realizar un buen diagnóstico clínico, puesto que no en todas las alopecias están indicadas la cirugía, y en segundo lugar evaluar si el paciente debido a su escasa zona donante obtendría un resultado pobre y no satisfactorio. De aquí la importancia de seleccionar con criterio médico la viabilidad del paciente y no realizar cirugías que posteriormente no podamos alcanzar un buen resultado y por consiguiente un paciente con un problema mayor que al principio.

DE330T_2_ImageEl estudio de la zona donante es un momento fundamental para estudiar la viabilidad de la intervención. Es fundamental cuantificar la densidad del paciente en las diferentes áreas, el
numero y el tipo de folículos, al igual que el grosor de los mismos. Para ello utilizamos un tricoscopio de última generación sincronizado con un programa informático, el cual nos permite desglosar todos los parámetros necesarios de evaluación de la zona donante. Una vez obtenidos estos parámetros, podemos pasar a la zona de implantación y dirigir la mejor estrategia posible basándonos en los resultados previos.